Revictimización, despojo, privatización y daño ambiental sin precedentes en el Canal del Dique

Por Julián Gallo Cubillos

A principios de agosto realicé un viaje a Cartagena para llevar a cabo una audiencia pública con las comunidades de Palenque y visibilizar la situación de abandono en la que se encuentran.

Mi agenda era sencilla pero significativa, llegué a Cartagena un día antes de la audiencia para reunirme con las víctimas de Los Montes de María, al día siguiente, a primera hora, me encontré con Edwin, un profesor de Palenque con el que viajaría.

Como todo buen profesor de historia, me contó anécdotas de cada sitio por el que pasábamos y en un momento del viaje me preguntó si había visto el Canal, entonces recordé que cuando viajo a la heroica, al descender, se sobrevuela por las ciénagas y entre ellas una banda larga y recta que por sus aguas turbulentas de color barro parece un río, este canal avanza entre paredes verdes de frondosa vegetación, orillas que, sin embargo, no son naturales, son producto del trabajo, esfuerzo, llanto y, en numerosas ocasiones, dolor de la gente humilde que ha vivido en torno al canal del Dique.

Casi todos los gobiernos de turno han tenido que ver con este canal, pregonando proyectos de mejoramiento y aprovechamiento que solo en pocas ocasiones han sido de provecho para los habitantes de la región.

 En el caso de Ivan Duque el proyecto de Restauración de los Ecosistemas degradados del Canal del Dique dirigido, en cabeza de su vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, anunciado en foros, conversatorios, seminarios y entrevistas a nivel nacional, promete evitar la instrucción de la cuña salina y lograr la redistribución de las aguas en las diferentes ciénagas que existen a su alrededor.

 A simple vista, el proyecto pareciera beneficioso, pero  en la práctica se reduce al cierre en puerto Badel y la construcción de una exclusa en Calamar Bolívar con innumerables consecuencias para el ecosistema y la comunidad.

Este proyecto no tiene nada de restauración o recuperación, ya que las ciénagas sedimentadas tendrán que absorber gran cantidad de agua y sedimentos cuando se inaugure la obra.

Es decir, todas las aguas dulces y la gran carga sedimentaria que antes desembocaban en Cartagena serán direccionadas hacia el Golfo de Morrosquillo, donde las autoridades territoriales, comunitarias, el ministerio público y las organizaciones de pescadores apenas están enterándose de los graves impactos que va a causar el diseño de dicha obra que en pocos años acabara con los ecosistemas del Morrosquillo.

Esta redistribución de agua y sedimento, más allá de los controles que se hagan en Calamar, constituye una gran amenaza  directa para el proyecto de vida y la economía de los habitantes de los diecinueve municipios de influencia e indirecta para toda la región, es una forma de desplazamiento forzoso que ya no requiere de mas armas que la segregación económica y productiva. 

 Las consecuencias son claras: se incrementarán los índices de pobreza y contaminación ambiental por el aumento del tráfico en el río, impacto que afectará a toda la región. Ya, de por sí, es grave que la comunidad sea víctima de la violencia armada que asesina y desplaza, pero resulta calamitoso sumarle a lo anterior ser víctimas de violencia económica y ambiental.

 Aun así, las comunidades no se oponen al canal siempre y cuando: por un lado, sea tenida en cuenta la comunidad a la que el gobierno Duque les ha negado el mecanismo de la consulta previa haciendo caso omiso a la documentación que las comunidades, por medio de procesos de cartografía social, han realizado y que concluye que la redistribución de agua y sedimento, más allá de los controles que se hagan en Calamar, constituye una gran amenaza para su proyecto de vida. Y, por otra parte, que el proyecto sea para servicio de lo público y no de una minoría privada.

Difícil panorama el que se vive y se viene para los ecosistemas y las comunidades del Canal de Dique. Comunidades conformadas por colombianos que como Edwin y otros compañeros que han brindado información para este artículo, viven en la terrible incertidumbre de estar ante una “revictimización, despojo, privatización y daño ambiental sin precedentes en el Canal del Dique”.

Próxima Audiencia Pública en Cartagena, sobre el Canal del Dique: https://juliangallocomunes.com/Actividad legislativa/audiencia-del-canal-del-dique-por-la-vida-el-territorio-la-verdad-y-la-paz/